domingo, 7 de diciembre de 2014

Anarquía


¿Cuándo comienza una serie a gustarte de verdad? ¿Cuándo decides que debes ver el último capítulo al mismo tiempo en que es emitido en su país de origen? Es difícil hacerse estas preguntas a uno mismo y ser capaz de responderlas, porque todo está sujeto a tus propios gustos; he conocido a personas que no soportan los Simpsons y otras que son fieles seguidoras de Arrayán.

Yo voy a intentar rendir tributo con esta entrada a quizás una de mis series preferidas hasta el momento. Sé que me quedan muchas por descubrir, pero no creo que igualen el estado de obsesión que me ha producido Sons of Anarchy. Kurt Sutter, su productor-guionista-director anunció que la séptima sería la última temporada y el martes que viene, 13 de Diciembre, se emitirá el season finale. Un gran acierto por parte de su creador, evitando prolongar innecesariamente una serie y finiquitando la historia en su mejor momento.



Pocos son los que ven SoA, y muchos son los que la abandonan en la primera temporada. Pese a mi obvia debilidad por esta serie, siempre he sabido que no es para todos los gustos. ¿Una versión de 'Hamlet' trasladada a un club de moteros del norte de California, el cual trafica ilegalmente con armas? No es fácil que atraiga la atención de un público demasiado amplio, más aún con un episodio piloto como el que ofrece esta serie. Se la compara a menudo con Mad Men, Los Soprano o The Shield, porque la imagen que todas muestran es de machos. Son series de hombres, de badass, con mucha violencia y acciones poco éticas. Motivos de sobra para quedar relegada a una minoría de espectadores, ya que si por algo se caracteriza Sons es por ser descarada e irreverente.

El principal atractivo, desde mi punto de vista, durante las primeras temporadas es el gran eje sobre el que se erige la serie: la relación de Jax Teller con el club y, sobre todo, con Clay Morrow. Cómo el diario de su padre lo encamina hacia un objetivo, que a lo largo de la serie se verá obstaculizado reiteradamente, y cómo va creando su propio código moral. Kurt Sutter ha permitido que evolucionemos al mismo tiempo que Jax, consiguiendo así que creemos un lazo con él - y el resto de personajes. Ninguna persona normal aclamaría las acciones de unos delincuentes que cometen robos, amenazas, asesinatos y un sinfín de crímenes, pero como ocurriera en Breaking Bad, no podemos evitar sentirnos atraídos por ellos y desear que los 'Hijos de la anarquía' se rían de la policía, del FBI, de los chinos, los negros y Paquito el chocolatero.

Algo que me asombra cada vez que pienso en ello es lo sólidos que son los personajes, tan bien consolidados a lo largo de las siete temporadas. De entre todos, la que más destaca es, sin competencia alguna, la carismática Gemma Teller, interpretada por una maravillosa y estupenda Katey Sagal. Ha dado vida a un personaje capaz de ser la víctima, la instigadora, la madre, la esposa, la traidora, la leal, la que te cierra las puertas, la que te tiende una mano... y todo eso al mismo tiempo. Gemma Teller-Morrow puede darte una patada en el culo y regresar a los dos minutos para decirte que te ama, y tú te lo crees. No sólo por la interpretación - que lleva años pidiendo a gritos un Emmy más que merecido -, sino por cómo está construido el personaje. Siempre lo repetiré, pese a lo ocurrido en la sexta temporada: Gemma es la mejor y sólo por ella merecería la pena ver la serie mil veces, una detrás de otra.

Para los que aún no se hayan atrevido, esta entrada no es para impresionar a nadie. Sons of Anarchy, como cualquier otro show televisivo: necesita una segunda oportunidad si no ha convencido en la primera, y esta decisión la debe tomar uno mismo. Aun así, no creo que se pueda juzgar a esta impresionante serie sólo por un episodio, sobre todo en una como SoA, en la que la emoción va escalando capítulo a capítulo - no hay ni un solo final de temporada que no impacte o sorprenda a sus seguidores. Y con un reparto más que aceptable (destacando a Pearlman y Sagal indudablemente) que interpreta a una lista de personajes notablemente elaborados. Las relaciones dentro del MC son pura dinamita. Y hay mil razones más por las que SoA debería ser imprescindible, pero aquí dejo sólo unas cuantas:

1. La acción es incesante. No hay capítulo de relleno y la principal razón quizás sea porque las temporadas son de doce o trece capítulos, así que en todos y cada uno de ellos sucede algo memorable. SoA ha hecho de los cliffhangers todo un arte.

2. Los finales de temporada. No hay ninguno que defraude (lo siento por los que hayan quedado algo traumatizados después de la sexta o la quinta, pero las cosas son así). Algunas personas, en lugar de aplaudir esos giros de guión extraordinarios, lo ven como un recurso fácil de Sutter para darle la vuelta a la tortilla según el gusto del consumidor, una salida tramposa para crear expectación. Puede que así sea, pero los finales no dejan de ser impresionantes.

3. La banda sonora. Comenzando por el opening, todas las canciones usadas en esta serie están elegidas a la perfección. De hecho, muchos son los que afirman que la mejor parte es la melodía final de cada capítulo. Desde luego, Kurt Sutter y su gente saben combinarlas a la perfección.

4. El reparto. Como he dicho, Katey Sagal y Ron Pearlman son todo un espectáculo digno de ver. Los secundarios no se quedan muy atrás: Drea de Matteo, Theo Rossi, Kim Coates, Tommy Flanagan. Irónicamente, es el protagonista principal el que menos me convence, pero probablemente sea por su forzado acento americano (Charlie Hunnam es británico), que intenta hacer demasiado profundo y termina por aburrir.

5. La violencia y la moralidad. A lo largo de todas sus temporadas, SoA mantiene un delicado equilibrio en una balanza sobre la que asientan lo ético y lo censurable. La violencia asoma en cada episodio, pero es una violencia necesaria - o al menos eso te hacen creer -, y no tan excesiva como sus promos dejan entrever. Es verdad que últimamente hay mucha sangre derramada de forma bastante gratuita, motivo por el cual la serie probablemente se resienta en su temporada final, pero creo que Sutter quería despedirse a lo grande. O quizás tenía que gastar las sobras de sangre artificial.

6. Los demonios de Jax Teller. Vuelvo a decir lo mismo de antes: los personajes están minuciosamente elaborados, en especial el protagonista. El público siempre juega en el bando de Jax, pese a que durante varias temporadas puede ver cómo éste comete acciones dudosamente loables. Hay momentos concretos durante la serie que son claros puntos de inflexión, en los que se pone a prueba la 'lealtad' del espectador, y aun así Jackson es capaz de convencernos de que es el niño bueno y atormentado. Lo cierto es que SoA, además de una serie de machotes y tiros, es una serie oscura y dramática, que te sumerge en el complicado mundo de SAMCRO. Su protagonista no sólo nos hará enfrentarnos, junto a él, a las complicadas relaciones entre los miembros del club, sino también a su desorganizada familia, a la soledad del liderazgo, a la responsabilidad que supone un hijo, a los sufrimientos e inquietudes que supone decidir qué es lo correcto, a la pérdida. Sons of Anarchy es una serie que hace sufrir al que la disfruta. 

7. Los antagonistas. Cada temporada tiene su villano particular, y todos y cada uno de ellos merecen una ovación. Lee Toric o Galen O'Shay son un ejemplo de cómo debe hacerse el trabajo de 'malo de la película'. Con ellos en juego, la historia se iba tornando cada vez más retorcida, hasta un punto en el que creías firmemente que iban a tumbar a Jax Teller. Y alguno lo consigue, de hecho. Pocos personajes de la televisión han sido tan odiados como la agente Stahl.

8. Los culos de Theo Rossi y Charlie Hunnam. Fin.

5 comentarios:

  1. Me he planteado muchas veces ver esta serie sólo por Charlie Hunnam, amor de juventud, pero no me termino de decidir :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, no sabría qué decirte. Si eres fan de los hombres malotes con barba, chupa de cuero y motos, esta es tu serie perfecta xD
      Si no es así, no me siento capaz de recomendarte seriamente SoA. Es difícil saber qué tipo de serie le puede gustar a alguien, y ésta es un poco especialita. Yo te diría que te vieras los tres primeros capítulos y decidieras entonces (el episodio piloto es un poco basura). A mí me bastó con eso para engancharme. Ya te digo, si por mí fuera obligaría a todos mis amigos a verla porque me parece genial xD Pero sé que mis gustos son un tanto excéntricos.

      Eliminar
    2. Me gustan los chicos malotes con barba y chupa de cuero, pero las motos no XD Intentaré darle una oportunidad antes de que Series.ly quite todos sus enlaces xD

      Eliminar
    3. No me recuerdes esa gran desgracia. No soy persona sin seriespepito :___
      Si te van los malotes con barba, entonces creo que te gustará xD Yo la he convertido en mi favorita, llevo una semana de depresión por culpa de la season finale. Que, por cierto, el hecho de que tenga final es estupendo si quieres empezar a verla. Ya me cuentas qué te parece si al final te atreves jajajaj

      Eliminar
  2. Gran serie! Gran final! Aquí os dejo mi homenaje ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/12/mafiosos-sobre-ruedas.html

    Saludos!

    ResponderEliminar